Historia

En 1988, un grupo de profesionales argentinos y alemanes comenzamos a desarrollar pequeños proyectos ambientales y sociales en comunidades andinas de la Puna y de la Patagonia argentina, brindando tecnología solar como opción energética, agua potable y promoviendo el desarrollo local. Tras haber concretado numerosos proyectos y acumulado experiencia, el equipo de trabajo se autodenominó “Grupo EcoAndina”.

En el año 1989 colocamos el primer horno solar de caja. Luego de ello, nuestras acciones en la zona de Puna se incrementaron año tras año, logrando una experiencia en campo inigualable extendiéndonos a otras zonas y provincias. Siendo 1995, la primera cocina solar parabólica fue utilizada en una escuela del pueblo de San Juan de Misa Rumi. 

Hacia el año 2000 comenzamos a desarrollar equipos con tecnologías solares apropiadas de acuerdo a las demandas de usuarios comunitarias y particulares, colocando la primer parabólica Scheffler con hornalla y horno panadero en el 2003.

En 1997 en San Juan de Misa Rumi, el Ingeniero Christoph Muller junto a EcoAndina desarrollan y colocan la primer calefacción de pared en la escuela primaria, logrando que el aula aumente su temperatura de 0°C a los 15°C, colaborando con el proceso educativo, cognitivo y social del lugar. Los sistemas se desarrollaron y mejoraron a través de los años, innovamos con tecnologías simples, de bajo costo y de alta durabilidad, cuyos materiales resisten las condiciones climáticas extremas. Fundamentalmente creados para mejorar la calidad de vida de los habitantes de las zonas más heladas de la provincia, para luego extender nuestros sistemas a las ciudades. En nombre de EcoAndina se han instalado 14 sistemas de calefacción dentro de la Provincia de Jujuy.

 

En mayo de 1997, EcoAndina inauguró “EcoHuasi” -“casa ecológica” en quechua-, en la localidad San Juan de Misa Rumi, departamento Santa Catalina, provincia de Jujuy, donde se inició la investigación, aplicación y prueba de diferentes tecnologías para aprovechar las energías renovables solar y eólica.

 

A diez años de haberse iniciado, en 1998, EcoAndina se constituyó formalmente como Fundación, y el 18 de junio de 1999 obtuvo la personería jurídica.

A principios del año 2000, EcoAndina, a través de los proyectos que presentaba, comenzó a desarrollar prototipos de sistemas solares para el uso de agua caliente sanitaria (ACSS). Se realizaron pruebas de congelamiento, presión y resistencia durante más de 5 años, logrando un equipo altamente económico, adaptable y tecno social. Hoy en día, más de 600 colectores solares están en uso en diversas zonas, ahorrando energía y agua, ayudando a familias enteras con su higiene y salud, ya que por sus condiciones de lejanía, vulnerabilidad y principalmente ausencia de red de gas y altos costos de garrafas no contaban con sistemas de grifería en sus hogares.

Los colectores solares de agua caliente, fueron el puntapié para que EcoAndina desarrolle el “Baño solar Comunitario”. Los hogares de la región Puna, en su mayoría, son extremadamente fríos, no cuentan con un sistema de calefacción ni con un baño equipado, por lo que se inicia un innovador proyecto para que los pobladores tengan acceso al agua caliente con ducha dentro de un espacio comunitario calefaccionado a través de un sistema de trampa de calor generando efecto invernadero. Se evita la poda y el traslado de la leña, así como también la compra de la misma y de garrafas de gas. La quema y emisión de gases CO2 es casi nula ya que el uso de la energía solar es la principal y la quema de leña o el uso del gas pasa a ser la energía alternativa.

Colaborando con el ecosistema, evitando la desertificación, y prioritariamente mejorar la calidad de vida y la salud de los pobladores, han sido ejes fundamentales en la creación de más de 10 baños comunitarios en la región Puna.

Los Baños Solares Comunitarios alcanzan los 1000 usuarios. Se ha generado un cambio de paradigma en las generaciones actuales y futuras, la consciencia del cuidado de la salud y del medio ambiente es prioridad para los pobladores.

Los proyectos son presentados por EcoAndina, a través de diferentes programas nacionales e internacionales. Así mismo, son llevados adelante con mucho esfuerzo y dedicación por parte de los voluntarios y los técnicos. No recibimos dinero del estado nacional ni provincial, tampoco de ningún partido político. Somos una ONG transparente, que está en acción desde hace más de 25 años, trabajando junto a las comunidades locales, coordinando, organizando, innovando y buscando fondos de quienes deseen colaborar para una mejor calidad de vida.

Newsletter

Recibí todas las novedades de EcoAndina en tu casilla de correo.